Vaginismo II

Vaginismo II

¿Cómo la fisioterapia nos puede ayudar en caso de vaginismo?

Una vez somos consciente de que tenemos una disfunción sexual, vaginismo, dispauremia… hemos de buscar ayuda.

¿Qué papel juega la fisioterapia en la recuperación de nuestra patología?

Lo primero será realizar una valoración. Necesitamos conocer cuál es el origen del problema y si fuese necesario complementar nuestro tratamiento con la ayuda de un psicólogo o sexólogo.

Comprobaremos la situación de la pelvis de la mujer (gran importancia del coxis),  la existencia o no de cicatrices y evaluaremos el tono del suelo pélvico.

Empezaremos por tratar las cicatrices; con técnicas fasciales, masaje perineal  y si es posible con radiofrecuencia (INDIBA). Es importante que durante todo el tratamiento la paciente no sienta dolor en ningún momento, esto le podría avocar al abandono del tratamiento.

Una vez que el dolor es más tolerable comenzaremos a trabajar propioceptivamente la zona perineal; trabajo manual, electroterapia… Es necesario que redescubramos esta zona que durante tanto tiempo estuvo ausente en nuestras vidas, necesitamos que recobre nuevamente protagonismo.

Una vez que ya tenemos consciencia de todas y cada una de las partes de nuestro cuerpo, comenzaremos el trabajo sobre la musculatura. Nos valdremos para ello del trabajo con electroterapia y biofeedback. También  será de gran ayuda la radiofrecuencia (INDIBA) para lograr un mayor estiramiento y relajación de la musculatura.

Este es un trabajo largo, pero muy satisfactorio pues la recompensa está al final “Recuperar tu vida sexual”

Autora: Beatriz Torres Silva
Fotografía: Xulio Pazo