¡Utilizamos cookies para mejorar su experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información pulsando aquí. Más info - Cerrar
icono-movil
988 701 583

Prolapso Visceral

Se entiende por prolapso el descenso de uno o más órganos de la pelvis hacia el exterior. A pesar de que es un término que habitualmente escuchamos poco, a diferencia de la incontinencia urinaria, ocasiona un importante deterioro en la calidad de vida de aquellas que, como tú, lo sufren.
Las causas del prolapso visceral son variadas (esfuerzos repetidos, pujos inadecuados, disminución del tono muscular, traumatismos obstétricos, estreñimiento, cirugías abdominales o pélvicas, etc.), pero en general podemos decir que son consecuencia de un fallo del sistema muscular, ligamentosos y/o fascial, todos ellos encargados de mantener cada órganos en su sitio.
Podemos diferenciar entre:
Colpocele anterior:
  • Cistocele: descenso de la pared posterior de la vejiga (por vagina).
  • Uretrocele: descenso de la uretra.
  • Prolapso uterino o histerocele: descenso del útero, (salida por vagina).

Colpocele posterior:

  • Rectocele: descenso de la pared anterior del recto a través de la vagina.
  • Enterocele: descenso de las asas intestinales hacia el fondo del saco de Douglas.
  • Prolapso rectal: descenso del recto o a través de orificio anal.

Tu ginecólogo o proctólogo va a diferenciar 4 grados de prolapso:

  • GRADO I o LEVE: ligero descenso en el interior de la vagina.
  • GRADO II o MODERADO: la víscera alcanza la entrada de la vagina.
  • GRADO III o GRAVE: la víscera sale de la vagina, la mujer la siente al caminar, especialmente cuando realiza esfuerzos.
  • GRADO IV o TOTAL: la víscera está completamente fuera, incluso en reposo.

Si estás leyendo este texto, es posible que reconozcas alguno de los síntomas:

  • Sensación de peso en la zona genital.
  • Sintomatología micccional: incontinencia urinaria, dificultad miccional (vaciado incompleto de la vejiga...)
  • Sintomatología anal: estreñimiento, incontinencia...
  • Dolor al mantener relaciones sexuales.
  • Dolor en la zona lumbo-sacra.

Si estaba en lo cierto y has reconocido alguno de ellos, ya estás en el buen camino. Acude a tu ginecólogo o coloproctólogo para averiguar qué es lo que está sucediendo. Una vez diagnosticado tu problema desde la fisioterapia uroginecológica te podemos ayudar.

El tratamiento en fisioterapia consiste en un conjunto de técnicas encaminadas a fortalecer toda la musculatura implicada en el soporte visceral, en una buena estática pélvica y en la gestión de presiones.

  1. Partimos del fortalecimiento de la musculatura del suelo pélvico con técnicas manuales, electroterapia y biofeedback.
  2. Técnicas de fortalecimiento de la cincha abdominal.
  3. Reeducación postural.
  4. Pautas conductuales y medidas higiénico-dietéticas para evitar sobreesfuerzos innecesarios sobre la zona perineal.

Si tienes un prolapso Grado I o Grado II, el tratamiento conservador (fisioterapia) va a ser un éxito, sin embargo ante un prolapso Grado III o Grado IV la fisioterapia actúa para frenar el avance del mismo para llegar a la cirugía con la musculatura del suelo pélvico, diafragma torácico y cincha abdominal en el mejor estado, para una pronta y mejor recuperación.

Opiniones de los clientes (0)

No se han encontrado opiniones, Sé el primero en escribir una sobre:

Prolapso Visceral

Déjanos tu valoración

Para enviar un comentario debes aceptar nuestra política de privacidad.

  • Responsable de los datos: FisioBebé
  • Finalidad: Mejorar la calidad de nuestros productos.
  • Legitimación: Tu consentimiento expreso.
  • Destinatario: FisioBebé
  • Derechos: Tienes derecho al acceso, rectificación, supresión, limitación, portabilidad y olvido de sus datos.
*
*
*
*
(*) Los campos marcados con asterisco son obligatorios.