¡Utilizamos cookies para mejorar su experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información pulsando aquí. Más info - Cerrar
icono-movil
988 701 583

Reflujo Gastroesofágico

Son muchos los pequeños que regurgitan, y sus papás piensan que tiene reflujo. Esto no es del todo cierto. Cuando hablamos de reflujo tenemos que diferenciar:

  • Reflujo fisiológico: son los bebés que echan leche después de comer o al ratito de haber comido, pero se quedan tranquilos e incluso si no han terminado la toma y nuevamente le ofrecemos alimento seguirán comiendo. Es como decían las abuelas " echan lo que les sobra"
  • Reflujo patológico: son bebés que pueden, o no, expulsar leche, pero es común en todos el malestar después de las comidas que les provoca un llanto desconsolado.

Otras características:

  • No aumentan bien de peso.
  • Lengua blanca. Hay que diferenciar que la lengua puede estar blanca por la presencia de muguet, hongos. Ante cualquier duda acude a tu pediatra, él diagnosticará a tu bebé y le dará el tratamiento oportuno, si así lo considera.
  • Durante el llanto se estiran echando la cabeza hacia atrás, arqueando la espalda.
  • Dificultad durante las tomas: Empiezan bien la toma bien y al poco rato sueltan y vuelven a coger el pecho o la tetina del biberón como enfadados.
  • Mascan, como si tuviesen un chicle en la boca cuando realmente tienen la boca vacía.
  • Se quedan como afónicos después del llanto, e incluso sin haber llorado se les nota la garganta irritada.
  • Tiene tos como si tuviesen algo en la garganta, esto se produce cuando les sube la leche y estimula el reflejo de la tos, salga al exterior o no.
  • No toleran que les tumbes boca arriba después de la toma, por ello es conveniente dejarle incorporado unos 30 min una vez finalizada.

El reflujo se produce por una inmadurez en el cardias (la válvula que comunica el esófago con el estómago), esta inmadurez provoca un cierre ineficiente del estómago, con lo que el contenido del mismo (alimento más jugos gástricos) asciende por el esófago y es cuando el pequeño manifestará los síntomas. Desde la osteopatía normalizamos la situación del cardias con técnicas miofasciales, viscerales y craneales obteniendo una clara mejoría del bebé desde la primera sesión.

En ocasiones es necesario combinar el tratamiento fisioterápico con el tratamiento médico para lograr un mayor bienestar en el bebé.


Opiniones de los clientes (0)

No se han encontrado opiniones, Sé el primero en escribir una sobre:

Reflujo Gastroesofágico

Déjanos tu valoración

Para enviar un comentario debes aceptar nuestra política de privacidad.

  • Responsable de los datos: FisioBebé
  • Finalidad: Mejorar la calidad de nuestros productos.
  • Legitimación: Tu consentimiento expreso.
  • Destinatario: FisioBebé
  • Derechos: Tienes derecho al acceso, rectificación, supresión, limitación, portabilidad y olvido de sus datos.
*
*
*
*
(*) Los campos marcados con asterisco son obligatorios.